martes, 27 de octubre de 2015

Sanxenxo urge mejoras en la PO-308

Sanxenxo urge mejoras en la PO-308

Los problemas de seguridad vial colman la paciencia de los vecinos, que prometen movilizaciones si no le aseguran una solución para el 2016


sanxenxo / la voz, 27 de octubre de 2015. Actualizado a las 05:00 h.



La ausencia de aceras entre Portonovo y A Lanzada pone en peligro la vida de los peatones y ciclistas que circulan por la PO-308.

Los vecinos de Sanxenxo, que viven o caminan a diario por los márgenes de la PO-308, están hartos de los problemas de seguridad vial de esta carretera y anuncian movilizaciones si la Xunta no cumple su promesa de iniciar la construcción de una senda peatonal y ciclista entre A Lanzada y Portonovo antes de que finalice el año 2016. Este ultimátum se lo transmitirán a la conselleira de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Ethel Vázquez (PP), a la que solicitaron hace un mes y medio una entrevista.
La consellería había prometido el inicio de la primera fase de las obras, el tramo entre A Lanzada y Fontenla, para el próximo año. Sin embargo, la ausencia de una partida específica en los presupuestos de la Xunta para este asunto ha motivado la desconfianza de la plataforma vecinal por la seguridad vial en la PO-308. El vicepresidente de la agrupación, José Manuel Rodiño, afirma que «tenían que presentar el proyecto a la Unión Europea para desbloquear los tres millones de euros de la primera fase, pero no sabemos si lo han hecho», duda el portavoz vecinal, que recalca que «no podemos pasar un año más así, no sabemos cómo no ha ocurrido ya un accidente». Asegura Rodiño que en los meses de verano los coches aparcan por las noches en los arcenes obligando a peatones y ciclistas a circular por la carretera corriendo el riesgo de ser atropellados. «Esto da muy mala imagen para el turismo», argumenta el vicepresidente.
En este sentido, Rodiño afirma que los trámites previos necesarios para el inicio de las obras, como la cesión de terrenos y la redacción del proyecto, ya están superados y solo falta la concesión de la subvención por parte de la Unión Europea, pero «desconocemos si hay problemas o retrasos», sostiene un Rodiño que espera salir del encuentro con la conselleira con el compromiso del inicio inmediato de las obras.
El proyecto de mejora de la movilidad y de la seguridad vial a lo largo de la PO-308 entre A Lanzada y Portonovo fue dividido en tres fases de tres millones de euros de presupuesto cada una. La primera de ellas incluye, además del demandado sendero peatonal y ciclista, medidas para calmar el tráfico, rotondas y una reordenación de los aparcamientos, para evitar los habituales problemas de movilidad del verano con coches aparcados en los arcenes y turistas cruzando la carretera en zonas no señalizadas y con visibilidad reducida.
NOTA: Recomendamos leer la prensa escrita porque no aparece todo el contenido en internet.