lunes, 24 de agosto de 2015

Sanxenxo traslada a la Xunta la petición de mejora de seguridad vial en As Salinas, O Vinquiño y A Vichona





Reunión del alcalde de Sanxenxo, Gonzalo Pita, con el jefe territorial de Medio Ambiente
© Xunta de Galicia

Sanxenxo traslada a la Xunta la petición de mejora de seguridad vial en As Salinas, O Vinquiño y A Vichona

Redacción Por Redacción



Peatones cruzando la calzada en la zona de As Salinas, en A Lanzada
© Concello de Sanxenxo
La seguridad peatonal y los problemas de movilidad en la carretera Pontevedra-A Lanzada (PO-308) y en el cruce de la Sanxenxo-Vilalonga (PO-504) con la vía provincial EP-9207 fueron los principales asuntos que se analizaron en la reunión que mantuvieron este lunes el jefe territorial de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas en Pontevedra, José Luis Díez, y el alcalde de Sanxenxo, Gonzalo Pita.
Durante la reunión, el gobierno gallego analizó la petición del Concello de Sanxenxo de habilitar un paso de peatones en la PO-308, en As Salinas, y otro a la altura del tanatorio, en O Vinquiño. El jefe territorial informó de que estos tramos no cumplen con los requisitos mínimos de la normativa en materia de carreteras para establecer un paso de peatones seguro para los usuarios, ya que, entre otros motivos, no cuenta con aceras, no es una vía iluminada y no es suelo urbano.
Sin embargo, desde la Xunta de Galicia "seguirá trabajándose para mejorar la seguridad en estas carreteras", afirmó Díez.
Por otra parte, también se analizó la configuración del cruce de la PO-504 con la provincial EP-9207, a la altura de la Vichona, con el objeto de aumentar la seguridad de los usuarios. José Luís Díez recordó que en este punto se llevaron a cabo recientemente trabajos de estrechamiento de los carriles de entrada a la intersección para conseguir la disminución de la velocidad.
Además se procedió a la instalación de bandas transversales de alerta, se reforzó la señalización horizontal con pintura en el pavimento indicando la limitación de la velocidad así como el balizamiento. También se optimizó la iluminación del aparcamiento para incrementar la visibilidad de los vehículos que circulan por la carretera.
Finalmente se trató el estado actual del firme en dos tramos de la PO-308, en concreto en la avenida Progreso y en la glorieta de Baltar.
Al finalizar la reunión, el jefe territorial confirmó que se estudiará la viabilidad de los proyectos y las diferentes alternativas para encontrar soluciones a estos dos puntos negros.
En este encuentro, mantenido en la Delegación Territorial de la Xunta, también estuvieron presentes la concejala de Seguridad Ciudadana, Vanesa Rodríguez; el concejal de Urbanismo, Planificación e Infraestructuras, Daniel Fernández; y el jefe del Servicio de Infraestructuras de Pontevedra, Fausto Núñez.

martes, 18 de agosto de 2015

La Xunta no repintará el paso entre las salinas y el acceso de A Lanzada

Medio Ambiente sostiene que la señalización no cumple con la normativa
sanxenxo / la voz, 18 de agosto de 2015. Actualizado a las 05:00 h.



Sin marcha atrás, la Consellería de Medio Ambiente no está dispuesta a reponer el paso de cebra que hace dos veranos enlazaba un camino que atraviesa las salinas en A Revolta (Noalla) y comunicada con uno de los accesos a pie a la playa de A Lanzada. Los escasos metros que ocupaba el pintado del paso peatonal sobre el asfalto de la PO-308, de titularidad autonómica, tienen que seguir libres de las rayas discontinuas para los viandantes. La razón está en que no es un lugar adecuado desde el punto de vista de la seguridad vial, según la consellería, aunque este criterio no lo comparten ni los miles de usuarios de la playa ni el Concello de Sanxenxo.
El paso de cebra no existe sobre el terreno, pero sí lo hace en una especie de realidad virtual o memoria colectiva de los vecinos de A Revolta y los usuarios de A Lanzada. Cientos de personas siguen atravesando la carretera autonómica para ir y venir entre la playa y las viviendas y hoteles próximos, sin importar que en el asfalto no haya nada pintado, más allá de un stop en la intercesión que deben respetar los coches que circulen hacia la PO-308 desde las salinas.
La Xunta es tajante. «O paso de peóns antigamente existente foi eliminado dado que este treito non reúne os requisitos necesarios para a súa colocación atendendo á normativa vixente». ¿Y cuáles son esas características que Medio Ambiente echa en falta? La respuesta a esta pregunta es que fundamentalmente no se trata de un entorno urbano.
El cruce en cuestión «non se trata dun treito urbano que conte con beirarrúas, nin tampouco con iluminación, polo que non se pode garantir a seguridade viaria dos peóns ao utilizar o paso». Esta es la justificación aducida por la Consellería de Medio Ambiente para negar la solicitud reiterada de vecinos, veraneantes y Concello. Algunos de los afectados señalan que, esta respuesta tiene el inconveniente de que si se aplicase de forma estricta impediría tener pasos de cebra en toda la playa de A Lanzada, porque a lo largo de este popular arenal, no hay ningún tramo urbano, ni aceras.
En el seno del cuatripartito sanxenxino se ha recogido la inquietud de los vecinos del entorno ante la falta de una solución positiva por parte de la Xunta. El alcalde, Gonzalo Pita (SAL), ha pedido una entrevista formal con el responsable de Infraestruturas para analizar el conflicto.

Los trabajos para dotar de seguridad vial a la PO-308 comenzarán el próximo año.

La Consellería de Medio Ambiente se ratificó en su intención de desbloquear, por fin, el proyecto de seguridad vial de la PO-308, aunque solo sea en principio en el tramo entre la rotonda de acceso a A Revolta, justo a la entrada del istmo de A Lanzada y el lugar de Soutullo, cerca de la playa de Major. «A Consellería de Medio Ambiente ten previsto licitar as obras a finais deste ano», manifestó un portavoz de la Administración gallega. La actuación comprende un carril para uso peatonal y ciclista, para evitar que los usuarios tengan que circular por arcén, allí donde lo haya, o por la calzada.
Sobre el polémico cruce, según indicaron fuentes del caso, no está previsto su repintado tampoco en esta reforma viaria. Desde el Concello, por su parte, se están sopesando varias opciones, que se expusieron a la jefa del servicio provincial de Costas en una visita reciente a Sanxenxo. Existe la posibilidad de una pasarela o de marcar un sendero peatonal hasta un paso de cebra que se pintaría en un punto más o menos cercano, pero que se estimase más seguro para los usuarios.

martes, 4 de agosto de 2015

El último verano sin aceras

El trayecto de la PO-308 entre A Lanzada y Fontenla deberá estar acondicionado para la próxima temporada estival
Sanxenxo / la voz, 04 de agosto de 2015. 


Vecinos y turistas siguen arriesgando la vida, un verano más, cuando transitan a lo largo de la carretera PO-308 en Sanxenxo. Desprovista de aceras, con pasos de cebra contados -como si alguien quisiese ahorrar en pintura- y con coches invadiendo todos los arcenes, no es raro ver a peatones andando por la calzada o cruzando una carretera que, aunque con una velocidad reducida, siempre encuentra conductores que se creen los dueños del asfalto. La PO-308 es como una carrera de obstáculos, donde ir con silla de ruedas, con carritos de bebé o simplemente con un bastón por causas de la edad, es todo un reto. Esta situación podría cambiar, al menos en unos cuantos kilómetros, a partir del próximo verano. Si se cumplen los compromisos adquiridos por las Administraciones superiores, la temporada estival del 2015 podría ser el último verano sin aceras en 3,5 de los diez kilómetros que separan Portonovo de A Lanzada. Se trata concretamente del tramo entre la rotonda situada a la entrada del istmo y las inmediaciones de la playa de Major, aunque sin llegar hasta el arenal, en el entorno de Fontenla.
Uno de los portavoces de la plataforma vecinal es José Manuel Rodiño, y en los últimos años ha sido uno de los afectados que ha denunciado los problemas y riesgos que existen en esta carretera. Este colectivo lleva años reclamando la rehabilitación de la carretera. Las promesas de gobiernos de distinto signo político se han ido acumulando año tras año sin que se hayan plasmado en medidas reales.
La última novedad surgió de la Xunta hace unos meses. La Consellería de Medio Ambiente admitió que, aunque el proyecto de obra estaba listo y consensuado con los vecinos y el Concello de Sanxenxo, había un problema. El departamento autonómico no tenía el dinero para poder acometer la obra.
La Xunta precisará de fondos europeos para poder acondicionar el vial, pero siguiendo la programación económica de la UE, el dinero necesario no estará listo para su utilización este año. Sí será posible recibirlo para el 2016, por lo que la conselleira de Medio Ambiente, Ethel Vázquez, anunció en su momento que la actuación está entre las prioridades de la Xunta. Es decir, se comenzarán los trabajos en cuanto la Unión Europea libre los fondos necesarios para sufragarla.
Licitación para este año
Mientras la consellería espera por Europa y para no perder más tiempo, la Xunta ha puesto en marcha los mecanismos burocráticos para que la licitación de los trabajos se pueda hacer este año. De esta forma, en otoño se sacará a concurso la ejecución de la reforma de la seguridad vial en el primer tramo de la PO-308, su adjudicación será probablemente a principios del 2016 y la obra será una realidad, si se cumplen estos cronogramas, en la primera mitad del próximo ejercicio.
El portavoz de la plataforma vecinal confía en que la Xunta cumpla su promesa y que esta vez, de verdad, el proyecto de seguridad vial vaya adelante. «Estamos pendentes de que se licite a obra, entre o supermercado Fontenla, en Soutullo, e A Lanzada», recalcó Rodiño.
Medio Ambiente empezará los trabajos en este tramo porque esta parte del vial dispone ya del proyecto de ejecución. El resto de la carretera, entre la playa de Major y el casco urbano de Portonovo, tendrá que esperar a que esté redactado su proyecto específico y a que se le dote de dinero.

El tramo de Poio a Sanxenxo, en el aire

La PO-308 se inicia en el puente de A Barca, en el límite de la ciudad de Pontevedra y atraviesa a lo largo todo el municipio de Poio. Es en este tramo donde se han dado los accidentes más graves, incluidos casos mortales como el atropello de una mujer en Raxó en noviembre. Para este trayecto la Xunta no tiene ninguna previsión a corto plazo, ya que exige primero que el Concello le entregue los terrenos

Gonzalo Pita pide a Costas una solución viaria para As Salinas

La jefa provincial de Costas, Cristina de Paz Curbera, se acercó este miércoles a Sanxenxo para comprobar sobre el terreno algunas de las cuestiones planteadas la pasada semana por el alcalde, Gonzalo Pita, en una reunión mantenida en Pontevedra.
El alcalde recibió a la jefa provincial de Costas acompañado por la concejala de Medio Ambiente y los ediles de Servicios y de Cultura. Se acercaron hasta la zona de las Salinas, donde desemboca el vial que une la zona de A Revolta con la carretera de A Lanzada, a la altura del paseo de madera que se adentra en la zona dunar, con el objetivo de buscar una solución al problema de falta de seguridad vial en este tramo.
Se trata de una vieja reivindicación de los vecinos de este entorno y de los hoteleros, debido a la peligrosidad que encierra la carencia de un paso de peatones para acceder a la playa de A Lanzada. Vecinos y usuarios de los hoteles demandan desde hace años alguna medida que garantice su seguridad cuando tienen que cruzar esta carretera.
Paz Curbera entiende que lo más viable es la instalación de un paso elevado.
Gonzalo Pita considera "urgente" buscar una solución a este problema, por lo que además del planteamiento que explicó a Costas, solicitará también una reunión con el responsable provincial de Carreteras para ver la posibilidad de pintar un paso de peatones o instalar un semáforo que pueda garantizar la seguridad de los vecinos cuando quieren acceder a la zona dunar.
PASARELA EN A REVOLTA
El alcalde aprovechó la buena disponibilidade de la jefa provincial de Costas para mostrarle los problemas que presenta el vial principal de conexión con A Revolta, que se anega todos los inviernos. Al tratar de un tramo muy utilizado por los vecinos del entorno, Gonzalo Pita le pidió a Costas la instalación de una pasarela que aisle del suelo y permita que los usuarios puedan transitar incluso en los días de más lluvia. En este punto insistió también el presidente de la Comunidad de Montes de Noalla, Roberto Garrido, que fue invitado por el alcalde para que pueda trasladar la jefa provincial de Costas su punto de vista al respeto.
Roberto Garrido solicitó permiso a Costas para poder limpiar las tajeas, obstruidas por tierras y acumulación de hierbas y plantas, lo que dificulta el desagüe natural de las pluviales, contribuyendo a las inundaciones en la zona.
Cristina de Paz Curbera se acercó también hasta Paxariñas, donde supervisó los trabajos realizados por Costas en esta playa y que terminaron con el acondicionamiento de una pista adoquinada que permite el acceso rodado hasta el arenal y lo facilita también para las personas con movilidad reducida. Curbera explicó que fue esta pista, así como un refuerzo en la pantalla de pivotaje instalada para frenar el derrumbamiento del talud, lo que hizo que el presupuesto inicial se disparara, llegando hasta los 700.000 euros que se invertiron finalmente.
BAÑO PORTÁTIL
Además, la concejala de Medio Ambiente, Coral González-Haba, solicitó permiso a la jefa provincial de Costas para la instalación de un baño portátil más cerca del arenal, aprovechando un pequeño espacio que dejó la propia pista. De Paz Curbera autorizó ya la actuación dejando en manos del Concello la ejecución de la misma.
La jefa provincial de Costas, Cristina de Paz Curbera, se acercó este miércoles a Sanxenxo para comprobar sobre el terreno algunas de las cuestiones planteadas la pasada semana por el alcalde, Gonzalo Pita, en una reunión mantenida en Pontevedra.
El alcalde recibió a la jefa provincial de Costas acompañado por la concejala de Medio Ambiente y los ediles de Servicios y de Cultura. Se acercaron hasta la zona de las Salinas, donde desemboca el vial que une la zona de A Revolta con la carretera de A Lanzada, a la altura del paseo de madera que se adentra en la zona dunar, con el objetivo de buscar una solución al problema de falta de seguridad vial en este tramo.
Se trata de una vieja reivindicación de los vecinos de este entorno y de los hoteleros, debido a la peligrosidad que encierra la carencia de un paso de peatones para acceder a la playa de A Lanzada. Vecinos y usuarios de los hoteles demandan desde hace años alguna medida que garantice su seguridad cuando tienen que cruzar esta carretera.
Paz Curbera entiende que lo más viable es la instalación de un paso elevado.
Gonzalo Pita considera "urgente" buscar una solución a este problema, por lo que además del planteamiento que explicó a Costas, solicitará también una reunión con el responsable provincial de Carreteras para ver la posibilidad de pintar un paso de peatones o instalar un semáforo que pueda garantizar la seguridad de los vecinos cuando quieren acceder a la zona dunar.
PASARELA EN A REVOLTA
El alcalde aprovechó la buena disponibilidade de la jefa provincial de Costas para mostrarle los problemas que presenta el vial principal de conexión con A Revolta, que se anega todos los inviernos. Al tratar de un tramo muy utilizado por los vecinos del entorno, Gonzalo Pita le pidió a Costas la instalación de una pasarela que aisle del suelo y permita que los usuarios puedan transitar incluso en los días de más lluvia. En este punto insistió también el presidente de la Comunidad de Montes de Noalla, Roberto Garrido, que fue invitado por el alcalde para que pueda trasladar la jefa provincial de Costas su punto de vista al respeto.
Roberto Garrido solicitó permiso a Costas para poder limpiar las tajeas, obstruidas por tierras y acumulación de hierbas y plantas, lo que dificulta el desagüe natural de las pluviales, contribuyendo a las inundaciones en la zona.
Cristina de Paz Curbera se acercó también hasta Paxariñas, donde supervisó los trabajos realizados por Costas en esta playa y que terminaron con el acondicionamiento de una pista adoquinada que permite el acceso rodado hasta el arenal y lo facilita también para las personas con movilidad reducida. Curbera explicó que fue esta pista, así como un refuerzo en la pantalla de pivotaje instalada para frenar el derrumbamiento del talud, lo que hizo que el presupuesto inicial se disparara, llegando hasta los 700.000 euros que se invertiron finalmente.
BAÑO PORTÁTIL
Además, la concejala de Medio Ambiente, Coral González-Haba, solicitó permiso a la jefa provincial de Costas para la instalación de un baño portátil más cerca del arenal, aprovechando un pequeño espacio que dejó la propia pista. De Paz Curbera autorizó ya la actuación dejando en manos del Concello la ejecución de la misma.
NOTA: Recomendamos leer la prensa escrita porque no aparece todo el contenido en internet.