lunes, 27 de abril de 2015

La Xunta abonará a partir del día 5 de mayo las expropiaciones de la PO-308

El tramo de Portonovo es el que, por el momento, está previsto ejecutar en último lugar
El tramo de Portonovo es el que, por el momento, está previsto ejecutar en último lugar
Los propietarios de terrenos expropiados hace cinco años,por la Consellería de Medio Ambiente para acometer los trabajos de seguridad vial en la PO 308, han comenzado a recibir estos las notificaciones de pago de las cantidades adeudadas.
A partir del próximo 5 de mayo, la Consellería irá reintegrando las cantidades pendientes, ya que fue en el año 2011 cuando abonó el 10% de las valoraciones realizadas en aquel momento.
La Consellería destina a este fin una partida de 1,5 millones de euros, a los que hay que sumar los 812.000 euros que ya pagó en una primera fase.
Tras estos pagos, la Xunta tendrá abonado más del 97% del coste total de las expropiaciones, quedando pendiente de pago únicamente  algunos expedientes que por el momento no cuentan con resolución del Xurado de Expropiación.
Y es que aunque fueron muchos los que recurrieron el precio ofrecido por la Xunta, otros lo consideraron “excelente.
El valor del metro cuadrado oscila de modo importante dependiendo del uso y cultivo -improductivo, monte, frente de casa, etc- y también del tipo de suelo -urbano, urbanizable o no urbanizable-, por lo que la Consellería estableció en su momento hasta 18 precios diferentes. A mayores del suelo pagan los bienes afectados, para los que se han establecido 114 precios distintos.
Desde el departamento autonómico explican que los precios ofrecidos inicialmente se determinaron según los baremos del mercado en la zona y teniendo en cuenta lo indicado en la legislación vigente en materia de expropiaciones. Como dato destacable cabe apuntar que el suelo urbano ha sido valorado entre 140 y 160 euros el metro cuadrado, dependiendo de su uso y sin contar con los bienes afectados, que se valoran y se abonan aparte.
Además del pago, los afectos urgen la ocupación de los terrenos. Y es que el proyecto ha sufrido variaciones, que afectan a las parcelas necesarias, pero sus propietarios llevan ya cinco años esperando para poder disponer del resto de sus fincas, pendientes de que la Xunta ejecute la actuación.
Lo que parece claro es que la obra no comenzará hasta 2016, fecha en la que la Xunta podrá disponer de los fondos Feder con los que financiará la actuación. La conselleira, sin embargo, confía en poder licitar la primera fase del proyecto este año.
NOTA: Recomendamos leer la prensa escrita porque no aparece todo el contenido en internet.